sábado, 22 de noviembre de 2014

La despedida


            Querido:

            No quería escribirte, pero he decidido hacerlo, quiero que sepas, antes de que nos separemos definitivamente, lo mucho que te he querido, lo mucho que te quiero, cuánto te echaré de menos, el gran dolor que me has dado durante los años que hemos pasado unidos, quiero que sepas lo que te pierdes si no sigues conmigo, porque me temo que sin mi amor no tendrás felicidad, ni nadie a quien maltratar, porque si te falto, nunca, nunca…, volverás a ser feliz, si es que realmente algún día has sentido el verdadero amor junto a mí.
            Te irás o me iré, igual dará, nos hemos de separar, juntos no podemos vivir, eso no volverá a pasar, nos separaremos y cada uno nuestra vida viviremos, no puedo permitir que mi vida vuelvas a dañar, ¡mi vida es mía!, no te voy a dejar que me vuelvas a maltratar,… si eso es lo normal, busca a otra, olvídate de mí, otra vez no me pasará que me vuelvas a mentir, con otra no me volverás a engañar, porque me voy a alejar de ti, nunca volverás a saber de mí.
            Ahora te voy a explicar los motivos de mi marcha, aunque…, tú los debes saber. Tú me has dado los motivos, me has puesto a prueba muchas veces, muchas veces me has mentido, tú siempre me has engañado, has jugado conmigo, has puesto en peligro nuestra vida en común, ahora no estamos unidos, nuestras almas no se entienden, creo que nunca se han entendido, porque nuestros corazones amor mutuo no han sentido.
            Las cosas son como deben ser, difíciles no las tenemos que hacer, mi marcha será muy rápida, cuando vengas a darte cuenta, ya me habré ido, de tu vida habré salido, recomenzaré en soledad, volveré a vivir en paz, esa paz que me has negado siempre con tu agresividad, la que me has regalado a lo largo del camino que juntos hemos recorrido, me has dejado herida, física y psíquicamente, mi alma de dolor has partido en dos, no sé si volveré a confiar en otro alguna vez, quizás, pero procuraré que el que su amor me dé, me cuide y me quiera como yo lo he de querer, que me dé felicidad, que me dé amor, el que tú no me has sabido dar, oportunidades has tenido, pero no las has sabido aprovechar, ahora, es tarde ya, me marcharé, y quiera Dios que no me vuelva a encontrar contigo jamás, a Él se lo pediré, y si es tan infinitamente bueno, como de niña me enseñaron a creer, me lo concederá, y contigo jamás me volveré a cruzar.
            Te escribo esta carta, la primera y última que te dedicaré, para que no quede duda de las razones que me han obligado a abandonarte, las que te has dignado darme, las que me han dejado herida para toda la vida, las que tú conoces, tú las penas me has inflingido, esas penas me han herido, y pienso que nunca podré volver a confiar en ti, te lo repito, no me volverás a engañar, y, por fin, podré de mi vida disfrutar, sin tu presencia, me hace daño tan sólo en ella pensar, libre seré sin ese amor que no me das, porque tu corazón no sabe lo que es amor, es la verdad.
            Mis ultimas palabras vas a leer, yo no puedo comprender que nuestro amor haya muerto: yo no puedo olvidar los buenos momentos, pero, me gusta pensar en mi vida sin ti, aunque con mi dolor no puedo, mi alma llora de pensar, pues…, cuando lo pienso, cuando pienso que estaré sola, mi corazón llora, pero no lo dudes, lo superaré, alguien me ayudará, y seguro que me querrá, como yo te he querido, a otro lograré amar, y eso supondrá mi libertad.
            Las despedidas son tristes, esta carta me despide, cuando la leas, ya no me verás, mi presencia no estará en la casa que juntos hemos compartido, en la que hemos vivido, la que me ha visto gemir y llorar, pero no me volverás a ver en ella nunca más, tan sólo te quedarás, que seguro que de menos me echarás.
            Al fin me voy, no llores mi ausencia, a mi no me quedan lágrimas, las agoté junto a ti, mi hueco no llenarás jamás, muy equivocado estás, esta despedida es para toda la vida, aunque estas letras escribiendo he llorado, por el dolor que me has dado, no te equivoques, no son lágrimas de pena, son de felicidad, porque no te volveré a ver nunca más.
Adios, no pienses en mí, no evoques mi presencia, me voy feliz.
           


viernes, 14 de noviembre de 2014

Sentencias cuestionadas


Marbella siempre ha sido conocida
Por su belleza, su clima,
La cordialidad de sus hijos,
El cariño con el que trata a los foráneos.
Su nombre ha recorrido todo el mundo
Por todos sus encantos
Que a todos atraía
A pasar a ella unos días
A disfrutar de su idiosincracia y su paz.

Últimamente su nombre ha sido pisoteado,
Vilipendiado y maltratado,
En un caso por todos conocidos,
Que también el mundo ha recorrido,
El llamado Caso Malaya,
Un proceso que mucho se ha dilatado
Para terminar los imputados
Casi de rositas, con sentencias
Que dan risa…,
Desproporcionadas con lo que trincaron,
Con lo que de mi ciudad se llevaron,
De lo  que nada ha sido devuelto
Al lugar de donde lo cogieron.

Si las sentencias no son tajantes
Con los que se llevan lo que no es suyo
Siempre habrán mangantes
Que sigan tricando a lo grande,
Porque éstas los condenan
A multas mínimas
Que pagan con lo que robaron,
Y a poca cárcel, desproporcionada
Con lo que se llevaron.

Así está España, ahora trincan
Por todas las capitales y ciudades,
Los políticos de alto rango
Y los de más bajo,
Al fin a y al cabo
Todos son iguales,
Para trincar solo hay que poner la mano
O meterla en el cajón
Y coger lo que no es suyo,
Esta es mi opinión.


jueves, 6 de noviembre de 2014

La paz


Sentada tranquilamente
Degustando un rico helado
Disfrutaba del paisaje
Viendo el mar,
Tan calmo estaba
Que parecía un lago,
Tan bello era que
Me llenaba de felicidad y paz.

Ganas daban de mojarse en él,
Pero no iba preparada
Para tan feliz jornada,
¿Quién iba a pensar
Que en pleno otoño,
A finales de octubre,
Iba a lucir así el sol?.

Es como si el verano
Le hubiera regalado
Días de calor al otoño
Para despedirse más tarde
Que otros años…,
Pero creo que esto
No ha de durar mucho
Pronto llegará el frío,
La lluvia y la nieve,
Cogeremos la ropa de abrigo
Cubriremos con ella
Nuestros cuerpos,
Hasta ahora descubiertos,
Y así pasaremos al invierno
Que dará paso a la primavera
Y, como siempre,
Irán pasando las estaciones,
Una tras otra….,
Nada cambia en la vida,
Cambiamos nosotros,
Aunque no nos demos cuenta
Sí que lo hacemos
Y, con el paso del tiempo,
Envejecemos.


sábado, 1 de noviembre de 2014

Mis protestas




En honor a una nueva amiga bloguera
Que tiene un blog que se llama Protesta,
Entre muchos otros,
Todos fabulosos,
Su nombre es Amapola Azzul
Voy a hacer unas cuantas
Para que se anime a hacerlas
Ella también.

Protesto enérgicamente
Por el cambio de horario,
Que nos vuelve locos la mente
El cuerpo y el sueño.

Protesto también
Porque los días son más cortos,
Anochece mucho antes
Y eso nos vuelve locos.

Protesto contra el viento
Que todo lo mueve,
El pelo, la falda…,
No deja nada quieto
Y si es fuerte
Te lleva donde quiere.

Y puestos a protestar
Protesto por el gobierno,
Por los mangantes,
Esos que nunca van a la cárcel
Por mucho que trinquen,
Luego todo queda de rositas
Y cada uno a su casita,
Con el dinero en paraísos fiscales
Donde nadie pueda echarles el guante.

Se quedan con todo
No devuelven nada de lo sustraído,
La justicia solo funciona
Para los que roban
Para su sustento…,
Para no ir a la cárcel
Hay que robar a lo grande,
Así se libran los mangantes
De pisarla,  como he dicho,
Robando a lo grande.



martes, 28 de octubre de 2014

Recuerdos




Recuerdos, ¡cuantos tenemos!,
Olvidarlos quisiéramos,
El pasado es parte de nosotros
Siempre estará en nuestras vidas,
Nunca lo podremos olvidar,
Es como una flor que han cortado
Por el tallo…,
Separando la raíz de su color,
Como el destino separa el primer amor,
Ese que se adentra en nuestro corazón
Y nos deja ese recuerdo,
Ese hermoso recuerdo…,
En el que nunca dejaremos de pensar.

Ese recuerdo, ese que queda en nuestro corazón,
Deja una huella imborrable,
Ningún otro que venga la ha de borrar jamás,
Le faltará la ilusión, la juventud, la pasión,
Todo lo que se da en el primer amor,
Que nunca se repetirá….,
La vida muchos amores te traerá
Pero como el primero…,
Ninguno será.



miércoles, 22 de octubre de 2014

Morir de amor



¿Se puede morir de amor?,
Se puede morir de amor
Si se tiene corazón.

Tener corazón no es solo
Oír sus latidos…,
Hay que tener sentimientos
Muy dentro de él.

Si no sabes lo que es querer,
Si solo conoces el desprecio
Y el desden…,
No puedes morir de amor
Porque tu corazón
No es un verdadero corazón.

Para morir de amor
Hay que saber lo que es querer,
Cuando se quiere de verdad
El corazón se va muriendo
Poco a poco…,
Aunque siga latiendo.

Cuando te vas alejando
Del que es motivo de tu amor,
Se le va abriendo una herida
Que es muy difícil de sanar,
Cuanto más te alejas
Más le va doliendo,
Hasta que muere por ese amor
Al que tu corazón reclama con pasión,
Porque le falta la vida sin él,
Y muere de amor.
Esa es la muerte del corazón
Por el amor de otro ser.



jueves, 16 de octubre de 2014

No todo en la vida es poesía





No todo en la vida es poesía,
A veces te aleja de la realidad,
Te idealiza las cosas de la vida
Y no te deja vivir la verdad.

En la juventud, en la edad del amor,
Todo es poesía…,
La poesía a esa edad
Se vive con pasión,
Porque es joven el corazón
Y es el momento de disfrutar
La pasión que nos da la alegría de amar.

Luego pasan los años,
La poesía también va pasando,
La rutina se va apoderando
De nuestras vidas…,
Después de un amor intenso,
Lleno de felicidad y besos,
Viene un amor más pausado,
Como si estuviera cansado.

Cuando formas una familia
Poco queda para la poesía,
Estamos ocupados todo el día,
Hemos de sacar para adelante
A los hijos que el destino nos dio,
Cumplido ese cometido
Cada uno vuela a su nido,
Y quedamos como al principio,
Los dos solos, pero con dolor,
De ver un nido vacío,
El nido que cuidamos con tanto amor.

Cuando envejeces y con tu cuerpo no puedes,
Aunque tu mente esté lúcida,
La poesía desaparece,
Ya no eres necesario,
Todo lo hecho no es válido,
Más bien eres un estorbo
Que complicas las vidas
De esos hijos que criaste
Y a los que tanto amaste.

¿Dónde está la poesía
De acabar en una Residencia?.
En ella todos te son ajenos,
Nadie es de tu familia,
A la que esperas ansiosa
Día tras día…,
Esperando su visita.
Allí te dejan metidos
Hasta el final de tu vida
¿Dónde está la poesía
En este triste final
De una sacrificada vida?.