jueves, 27 de agosto de 2015

¡¡Ozu con Marbella!!



¡Ozu con Marbella,
Qué bonita es,
No he visto una cosa
Que se parezca a ella!.

¿Quién sería tan bueno
Para hacerla así?.
Parece que el cielo
Se ha mudado aquí.

Pues mire Vd. hombre,
Esta es mi ciudad,
La hizo el Creador
Con mucho cariño.

Con tanto cariño
Que buscó un rincón
Al sur de nuestra España,
Con su corazón.

En este rincón
Hizo esta ciudad,
Que tiene luna y sol,
Playa, y una montaña
Muy bella por cierto,
Que cuida el clima, su clima,
Para que no entren vientos,
Ni fríos, ni fuertes…,
Para que no sintamos el frío
Que siente el resto de España.

Su clima es divino,
No se lo han robado
Aquellos que vinieron
A llevarse todo,
Porque no pudieron.
El clima de aquí
No hay quien se lo lleve,
Porque es de mi tierra
Y los marbelleros
No consentiremos
Que de nuestras tierras
Se lleven, los que ya le he dicho,
Lo mejor que tenemos.

Y mire, así estamos,
Que aún no hemos encontrado
Quien embellezca nuestra ciudad,
Como estaba antes,
Que era muy bella,
Que se la han cargado
Con tanto cemento
Tanta construcción,
Que nos quita la  brisa
Que del mar nos llegaba,
Y ahora no nos llega
Porque nuestra brisa
No puede los edificios traspasar.
No es poca la historia
Aún le podía contar muchos más,
Pero tengo que irme,
Le tengo que dejar,
Si tuviera tiempo
Le podría contar mucho
De las cosas bellas
De nuestra ciudad.


domingo, 23 de agosto de 2015

Contemplándote




Cuando te contemplo,
Cuando miro tu rostro hermoso,
Cuando me miro en tus ojos,
En esos ojos azules
Que tantas cosas me dicen,
Mi corazón palpita tanto,
Tanto, que me duele.

Cuando te contemplo,
Cuando contemplo tu cuerpo sinuoso,
Mis manos quieren deslizarse por él
Acariciando suavemente tu piel,
Deslizando mis dedos
Por tus más ocultos senderos,
Y hundirlos en cada uno de ellos.

Cuando te contemplo,
Cuando veo tu bella imagen,
Quisiera fundirme en ella,
Abrazados…,
Como si nos fundiera el fuego.
Quisiera abrazarme a ti
Enlazando nuestros cuerpos
Muy fuerte, con nuestros brazos,
Para que nada pueda separarnos,
Y así siempre estar contigo
Hasta perder el aliento
Con tu boca y con tus besos,
Unidos, como dos amantes
Que nunca se separarán
Aunque la vida lo quiera,
Nunca nos separaremos
Porque el destino no podrá
Separar lo que ha unido el amor.
Por mucho que lo intente
Siempre seguiremos juntos
Hasta que la muerte nos separe. 


miércoles, 19 de agosto de 2015

Tórrido verano




Estamos pasando un tórrido verano
Con un gran calor que ni los más ancianos
Recuerdan otros como éste de ahora,
Con la ropa pegada al cuerpo todo el día
Deseando llegar a casa y darnos una ducha fría,
Aunque sabemos que el frescor de ésta
Durará poco por el fuerte calor
Que asola a la población…,
Que lo tiene que soportar por obligación
Ya que el calor no se irá
Hasta que se acabe el período estival.

Pero cuando llegue el otoño
El verano ha de irse
Y el tiempo refrescará,
Estaremos más felices
Aunque éste es más bien triste
Con sus días cortos y grises,
Pero es hermoso a pesar de ello
Porque invita al recogimiento,
A la lectura y a pasear
Por la orilla del mar,
Y así, se irá el verano
Y, el otoño llegará
Con frescura y naturalidad.


jueves, 13 de agosto de 2015

Por la orilla del mar


Paseando por la orilla del mar
Con la compañía de la luz
De la luna y las estrellas,
La mejor y más sincera
Que puedas tener jamás,
Las olas me masajean las piernas
Con dulzura y sensibilidad
Cuando por la orilla vienen y van,
Me relajan los píes
Como nadie lo puede hacer,
En la oscuridad de la noche
No me siento sola
Me acompañan las olas,
La luna y las estrellas,
Las mejores compañeras
Que en la noche…,
Puedes tener.

Estos paseos me relajan,
Me siento feliz al hacerlos,
Tan feliz, que no puedo creerlo,
Pero vuelvo a la realidad
Y, veo, que soy feliz de verdad.


sábado, 8 de agosto de 2015

A mi Ciudad


Desde una heladería
Tomando el sol de noviembre,
Con el clima que mi Ciudad
Ha tenido siempre,
Viendo los rayos del sol
Reflejándose en el mar,
Y como sus bellas olas
Acariciaban la arena
Con cariño y suavemente,
Disfrutaba un helado
En paz y tranquilamente.

El clima que afortunadamente
Tiene mi Ciudad
Es el que le da todo el año
Ese ambiente tan primaveral,
Es lo único que no le han podido robar,
Los gobernantes de antes
Que la esquilmaron sin piedad.

No soportaría nunca
Estar lejos de ella,
Echaría mucho de menos
Su mar tan bella,
Su sol y las callejuelas
Que recorren su casco antiguo
Por las que yo correteaba
Cuando solo era una niña.

En ella mis ojos vieron
El primer rayo de sol,
En ella deseo ver
El último que ellos
Hayan de percibir…,
Antes de fenecer.
Mi cuerpo descansará
Bajo su tierra,
La tierra donde nací,
En ella estaré
Hasta el final de los días
Bajo su manto de amor.


viernes, 31 de julio de 2015

El cielo y el mar


El mar era blanco como la nieve,
El cielo era de un azul esplendoroso,
El mar cansado de ser tan blanco
Pidió al cielo que le diera algo de su color,
Éste, muy generoso,
Se reflejó en él…,
Desde entonces el cielo
Es de un celeste limpio
Y el mar de un celeste verdoso,
Los dos colores se unen allá en el horizonte
Donde la vista no alcanza
Y así estarán hasta la eternidad
Porque los colores que se unieron
Nunca se podrán separar.

El mar, agradecido, cuando anochece,
Le canta al cielo una música celestial,
Con sus olas deslizándose por la arena
Cuando en ellas vienen y van.

domingo, 26 de julio de 2015

La verdad de la mirada


La mirada nunca miente,
Vale más que mil palabras,
Es la mirada del otro,
Te escudriña, te examina,
Va recorriendo tu cuerpo
Desde abajo para arriba,
Y te aprueba o te suspende,
Va mirando tu envoltura,
Cual si fuera cosa suya,
Si pudiera te robaba
Hasta tu aliento templado,
Te examina con dureza,
Con la dureza que siente
El que nunca ha conseguido
Engalanarse por fuera,
Ya que su corazón ingrato
Pone  trabas a su mente,
Para que con su envoltura,
No atraiga otras miradas,
Que vean sus grandes galas,
Que no son sino los signos
De su cuerpo y de su envidia,
Que es el vicio de mi España,
El vicio que nos domina,
Y que manda en nuestros seres,
El que ordena nuestras mentes
Para que con su cordura,
Ordene nuestros pesares,
Ordene nuestras miradas,
Ordenes nuestras envidias,
Y al fin,
Ponga orden en nuestras vidas
Antes de llegar al final,
Al final que nos espera,
Al final que nos domina,
Que no podemos eludir,
Porque el alma es inmortal
Y el cuerpo es tierra pura,
Y a la tierra ha de volver,
Despreciando su envoltura,
Desnudo como nació,
Como nació y como muere,
El que nunca ha procurado
Ver el final con amor,
Ni con los bienes que el cielo
Le ha regalado, y que con desprecio,
Ha  rechazado,
No merece otro destino,
Es el destino de todos,
Pero el que apreció
Los bienes que…,
El cielo le regaló,
Llega con paz a esa hora,
Plena su alma de ternura,
De amor hacia los demás,
Lo que ha visto por sus ojos,
Le ayudan a descansar,
Nunca sintió envidia por nada,
Nunca la sintió en su corazón
Ese vicio a tentarle no llegó,
Pues al fin, sabia lo que le esperaba,
Lo sabía sin temerle,
Cuándo sus ojos cerraron,
Y su cuerpo a sus orígenes volvió,
Su corazón descansó, y su alma,
Voló hacías las estrellas,
Con la luna y con el sol,
Y su mirada desde arriba,
Con su brillo…,
A todos maravilló.