sábado, 6 de febrero de 2016

El encuentro


Los dos habían perdido a su amor,
Los dos estaban llorando de dolor,
A los dos les daba miedo
Enfrentarse a otra relación.
Pero cuando los dos se vieron,
Y sus ojos se cruzaron,
El destello de luz que de ellos salió
Los deslumbró…,
Y así, sin quererlo,
Sin darse cuenta,
Sus bocas se acercaron lentamente,
Y sus labios, se unieron, con tanta pasión.
Que sus vidas quedaron fundidas,
Para siempre, porque…,
Con ese gran beso lleno de pasión,
Encontraron de nuevo el amor.

El amor no hay que buscarlo,
El amor nos busca,
El amor viene solo,
No hay que forzarlo,
Porque el amor se cruzará en tu camino
Cuando menos lo esperes,
En manos de él está tu destino,
Y ese destino, si haces caso a tu corazón,
Será tu felicidad,
Porque esa felicidad está en el amor
Que algún día encontrarás.

sábado, 30 de enero de 2016

La despedida


Llorando, mirando el mar,
Sentada en su orilla,
Con sus olas acariciándome,
Como tú nunca lo has hecho
Pienso en ti, y en tus besos,
En aquellos que perdí,
En los que tú me negaste,
En los que yo no te di,
Porque tú no los querías,
Tú no quisiste mi amor,
Siempre me lo despreciaste,
Pero yo, ilusa de mí,
Siempre pensé que…,
Eran cosas mías,
¡Ahora vengo a olvidarte!,
A despedirme de ti,
Estoy, rodeada de paz,
De la paz que el mar me da,
Ahora…,
Lo veo todo con claridad,
Que tú nunca me has querido,
Por eso…,
Sentada en estas aguas,
Llorando, y viendo,
A mis lágrimas caer
Y unirse con estos mares,
¡Juro que te olvidaré!,
Ya no te esperaré más,
Esta será la última vez
Que deje mis lágrimas caer,
No lloraré más por ti,
Tú no mereces mi llanto,
Esta espera ha terminado,
Otro amor encontraré,
Que me devuelva la vida,
La vida que tú me has roto,
Lograré recomponer
Los trozos que tú dejaste
Y cuando unidos estén,
Seguro…,
Que otro amor me curará,
Del daño que tú me hiciste,
Y ese amor, me ayudará,
A olvidarme de ti,
Por eso, no vengas a buscarme más,
Porque en esta orilla encontrarás
Tan solo la huella que dejé,
Si las olas, en su bondad,
No la borra, porque no deseo,
Ni que mi huella te espere,
No te mereces ni eso,

domingo, 24 de enero de 2016

El beso


Aún recuerdo el beso que me diste,
Aquél en el que perdimos la noción del tiempo,
El que nos transportó a otro universo,
El que a otras galaxias nos llevó.
Todavía recuerdo aquella alegre fiesta
En la que recibí de tus labios
El beso que me perdió, el que de ti me enamoró,
No lo puedo borrar de mi pensamiento,
Aquel beso nos unió,
Cuando despertamos de nuestro beso de amor
Desconocíamos donde nos encontrábamos,
Pero al mirar a nuestro alrededor
Nos dimos cuenta
Que aún en el mundo estábamos,
Volvimos a tomar conciencia
Y volvimos a la tierra.
Pero yo hubiera parado el tiempo,
Te lo dije, tú lo mismo me dijiste,
Pero el tiempo no se para, sigue,
Y el tiempo, fue el que nuestros destinos separó,
Ya no volvimos a besarnos,
El destino no quiso que juntos siguiéramos
Y nunca nos hemos vuelto a besar,
Pero tú beso
Me ha dejado una huella que no puedo borrar,
Y creo que tú tampoco la podrás borrar jamás,
Porque el tiempo no borra
Los besos que se dan con amor,
Con el amor que sentíamos los dos
Y que al unir nuestros labios
Y quedar sellados, se confirmó.
Pero, contra el destino no se puede luchar,
Ese beso queda en nuestro recuerdo,
Como un tesoro lo recordaremos
Porque no volveremos a unirnos
Para vivir ese mágico momento de nuevo. 

lunes, 18 de enero de 2016

La lluvia


El día ha amanecido lluvioso,
Nublado y gris, pero hermoso,
Han llegado las primeras lluvias,
El prologo del invierno,
El agua besa las calles
Con su caída constante,
Las calles están desiertas,
Como si estuvieran muertas,
Nadie camina por ellas.
El invierno está al llegar,
No podremos disfrutar
De nuestros paseos estivales,
Los paseos que ahora damos,
Los que damos por la playa,
Por el mar y sus orillas,
Con nuestros píes sumergidos
Por las olas, que los acarician.
Todas estas maravillas
Las podremos mantener,
Porque el invierno
No nos podrá retener
En nuestras casas encerrados,
Cautivos por el viento y el frío
A los que no debemos temer,
Porque si abrigados vamos
Y de las lluvias nos resguardamos,
Pasearemos alegremente
Para despejar nuestra mente.
Luego, el llegar y descansar,
Veremos, desde nuestras ventanas,
Como cae la lluvia,
Podremos, tras ellas,
Leer libros de cosas bellas,
Felices y verdaderas,
Y si con esto nos aburrimos,
También podremos
A nuestro blog dedicarnos,
Escribir y hacer comentarios,
Para mantener la amistad
De nuestro compañeros
Que tanto nos quieren,
Y a los que tanto queremos,
Porque es una maravilla
Poder comunicarse…,
En la intimidad.

jueves, 14 de enero de 2016

El teléfono móvil



El teléfono móvil es un invento sensacional, allá por los años 70 se inventó, fue un gran descubrimiento, los primeros se habían de llevar en un habitáculo fuera de los normal, porque su peso de un kilogramo no se podía llevar de otra manera, ya que en el bolsillo no cabía, ni tampoco en la cartera,
Después, con el tiempo, fue descendiendo su peso, ya era más fácil de llevar y de manejar, pero yo pienso que este descubrimiento no ha sido bueno, actualmente nos controlan por este medio, siempre saben dónde estamos, y si no lo apagamos, no nos dejan descansar, y cuando a encenderlo volvemos, muchas llamadas pérdidas nos podemos encontrar, y, así, nuestro bolsillo pagará, porque tendremos que devolver estas llamadas, por cortesía o necesidad.
¿Cómo se comunicaban las personas antaño, sin este descubrimiento singular’, pues fácilmente lo hacían, según la tribu o pueblo a las que pertenecían, unas con señales de humo, el fuego prendían, y con el humo hablaban y se contestaban, todo, todo, lo entendían; también estaban los que mediante tambores las cosas se contaban, con su sones se alegraban mientras hablaban, y también se contestaban, mientras la música se extendía.
Tuvieron que pasar años, muchos, para llegar al idioma universal, es decir, para todo el mundo utilizar, el morse, con golpecitos éste el mundo recorría, y aún hoy en día, se continua utilizando esta forma singular de hablar, en los submarinos estos golpecitos tienen que dar para comunicarse con el exterior y la superficie del mar, y así esta forma de comunicación, lleva años, muchos años, y creo que nunca se perderá.
Pero actualmente sin el móvil vivir no podemos, siempre encima lo llevamos, porque queremos, si nos llaman mucho nos quejamos, pero hablamos, por la calle charlamos, como si tiempo no hubiera de llegar a casa,, y solucionar el tema objeto de la llamada, no tenemos espera, pero…,¿qué hacíamos antes sin este invento?, esperar porque no se podía hablar por la calle, por antenas ayudados, en persona sí hablábamos, pero esto se ha perdido, ahora vamos por la calle hablando, cual si tuviéramos un monólogo con nosotros mismos, esa impresión da la persona que lo hace, parece de otro planeta, andando y gesticulando, da la impresión de locura, pero esto no se cura, porque el vicio de este pequeño aparato, nos supera y nos tiene atados y pegados al oído, todo el día, sin descanso, no podemos desconectarnos, y si lo hacemos, si no nos llaman, nosotros llamaremos, porque vivir no podemos sin su ayuda, y la calle, con tanta gente hablando y gesticulando, lo repito, es locura, porque al fin y al cabo los adelantos de la ciencia queremos, porque si no, no sabemos qué decir ni a quien hablar, porque con este adelanto, parece que de amigos carecemos, y para agravar más el problema se ha inventado otra forma para comunicarse, de una manera singular, el WahsApp, por el que te comunicas con fotografías, figuras, videos y con palabras escritas, la última revolución de la comunicación, y para culminar el invento con estos teléfonos se  pueden hacer fotografías y videos y se han convertido en pequeños ordenadores con los puedes navegar por Internet de aquí para allá a tu libre albedrío, estos aparatos han llegado a desbancar a la comunicación tradicional.
Y para finalizar, hay que decir que el contacto personal es primordial, que no debemos perder los amigos, y el placer de, en un bar o cafetería, sentarnos con él y, platicando, tomar un té, un café, o una copa, que más da, la cosa es con un amigo en persona, frente a frente, conversar.

viernes, 8 de enero de 2016

El consumismo


Hoy en día gastamos mucho
En cosas banales que ni falta nos hacen,
Porque estamos asaeteados con anuncios
Para que consumamos
En todos los medios de información,
Como la radio, la prensa y la televisión.

A veces gastamos en artículos
Que no tienen importancia,
Nos olvidamos de los importantes
Y necesarios…,
Los que usamos en el día a día,
En nuestro sustento,
Y nos encaprichamos
De otros para, luego, no usarlos
Y dejarlos en un rincón tirados
Y olvidados.

No nos damos cuenta
Que, al almacenar tantas cosas
Que no nos son necesarias,
Lo que posees…,
Acabará poseyéndote,
Aunque estén guardadas
En el último rincón de tu casa
Te encontrarán…,
Y, te poseerán, por eso,
Debemos dejar de consumir
Al libre albedrío y adquirir
Lo básico y necesario
Para  vivir el día a día.

Eso no quiere decir
Que, de vez en cuando,
Te puedas dar un capricho
Y adquirir algo que te guste
Para ti…,
Es bueno regalarse uno mismo
La alegría de comprarte
Algo que te guste, y, disfrutarlo
Con gusto y felicidad.

sábado, 2 de enero de 2016

Desde mi atalaya



Desde mi atalaya,
En una heladería que hay
En el Paseo Marítimo
Muy cerca de la playa,
Me siento y tomo un helado
Tranquilamente, contemplando
El paisaje del mar, allá, a los lejos,
En el punto en el que parece
Que se une con el cielo.

Las gaviotas vuelan sobre él
Graznando, que es su canto,
Que le dedica a su amor,
A su mar, al que aman con pasión,
Revolotean sobre él, como bailando,
Es su danza del amor, que le dedican
En todo su esplendor, y, así,
Con su canto y con su danza,
Le rinden pleitesía con la alegría
De saberse amadas por su
Mar que a veces le arrebatamos
Para nuestro placer, dejándolas
Tristes y solas, fuera de su hábitat,
Para volver de nuevo, cuando
Puedan cantar y danzar a su amor,
A su mar, sin nada que se lo impida
Ni le incomode, libres, como el viento,
Sobre el agua, planeando sobre ella
Y volando alto y fuerte
Donde la vista del hombre no llegue.