viernes, 19 de diciembre de 2014

Las Fiestas de Navidad



Ya llegan las Fiestas de Navidad
En las que por Ley tenemos que tener felicidad
Y nuestros corazones llenos de paz,
A pesar de todo lo que tenemos alrededor
Tanto paro, tanta hambre y tanto dolor,
A lo que hacemos caso omiso
Y no ponemos nada de nuestra parte,
Ni un granito de arena,
Para remediar tanta pena.

Nos dedicamos a celebrarla
Con ornato y muchas viandas,
Sin austeridad, sin recordar
A los que carecen de lo básico
Para mantenerse el día a día
Para subsistir en sus vidas,
Y menos en estas Fiestas
A no ser por la caridad
Que nosotros le podamos ofertar
Para poner, al menos, remedio
A su difícil vivir.

Debemos celebrarla con austeridad,
Amor a Dios…,
Recordar a los que en estos días
Carecen de lo básico
Para subsistir en sus vidas,
Dar gracias al cielo
Por lo que tenemos,
Por lo que nos ha dado
Y por lo que no dará,
Si es que lo merecemos,
Y así, si es posible,
Felices seremos.

SI ASÍ LO HACEMOS PODREMOS CELEBRAR LA NAVIDAD CON NUESTRA FAMILIA, SIN OLVIDAR A LOS QUE TIENEN MENOS, Y FESTEJARLA CON LA ALEGRÍA Y PAZ PROPIAS DE ESTAS FIESTAS PRÓXIMAS A CELEBRAR.

OS DESEO UNAS FELICES FIESTAS LLENAS DE FELICIDAD JUNTO A VUESTROS SERES QUERIDOS CON LOS QUE EN ESTOS DÍAS NOS REUNIMOS PARA CONSOLIDAR NUESTRO CARIÑO Y RECORDARLO DURANTE TODO EL AÑO.



sábado, 13 de diciembre de 2014

El útimo beso




Estaba sola junto a su lecho,
Con los ojos entreabiertos,
Los labios le temblaban,
Las lágrimas se deslizaban,
Lentamente por sus mejillas.

Lo miraba fijamente,
Como siempre lo había hecho,
Susurraba muy bajito:
¡Cariño, cuanto te quiero!.

De pronto, se levantó,
Hacía él, muy lentamente, avanzó,
Se acercó, tímidamente,
Acercó sus labios temblorosos
A su boca…,
Se inclinó, besó sus labios,
Con un gran beso de amor.

Luego, retrocediendo,
No queriendo dar la espalda,
Porque a su amado miraba,
Para atrás siguió andando,
No quería dejar de mirarlo,
Porque obcecada en su amor
Pensaba, que el beso que le dio
Lo iba a volver a la vida,
Igual que el príncipe
Hizo con la Bella Durmiente.

Pero la vida no acaba
Como los cuentos.
La vida es otra cosa,
Cuando se lleva a tu amor
Nunca te lo devuelve,
Porque lo que se lleva la vida
No lo devuelve la muerte.



domingo, 7 de diciembre de 2014

¿Valiente?


Te crees muy valiente,
Porque has logrado engañar a la gente,
Pero no sabes que yo lo supe primero,
Fui el primero en saber que me engañabas,
Por tus miradas,
Tus gestos y tus medias sonrisas,
Tu hipocresía,
Esa con la que creías que todo lo ocultabas,
Pero, no te equivoques,
Yo lo sabía, o, quizás, lo presentía,
La falta de amor es difícil de ocultar,
Los ojos siempre dicen la verdad,
Aunque tu boca haya callado
Por ella tus ojos han hablado,
Y con eso ha sido suficiente
Para saber que me has mentido,
Pero me gustaría saber, desde cuando,
Y por qué.

Hubieras sido valiente,
Si conmigo hubieses hablado,
Si me lo hubieses contado,
Si hubieses sido sincero,
Aunque me habría dolido,
Yo…, lo habría comprendido.
Si otro amor encontraste,
Si se cruzó en tu camino,
Y evitarlo no has podido,
Me lo tenías que haber dicho,
Menos daño me habrías infligido,
Pero, bueno, ya ha pasado,
Al fin y al cabo, por él, me has dejado,
Pero me dejas dolido,
Más por tu falta de sinceridad,
Que por tu traición,
Tú falta de confianza,
Y el dolor que por ello he sentido.
Pero a pesar de todo,
De todo lo que me has hecho,
De que de mi lado te has ido,
Te deseo que seas feliz
En tu nueva vida,
Y, por favor, olvídate de mí,
Que yo de ti ya me he olvidado,
Y tú, para mí, ya eres pasado.



lunes, 1 de diciembre de 2014

La amiga


Creía que eras mi amiga
Te contaba mis secretos,
Te contaba el cariño
Que de mi amor recibía.
Las caricias que con sus manos
Deslizaba por mi cuerpo,
Los besos que me daba
Con nuestros labios abiertos,
Llenos de ternura y amor.
Te contaba muchas cosas,
Cosas que muy intimas eran.
Te contaba, todo lo que entre sabanas
Me hacía y me decía,
Con susurros y cariñosas palabras.
Llegué a contarte tantas cosas,
Que a través de mis palabras
Te enamoraste de él.
Llegaste a conocerlo muy bien,
Porque yo, con confianza,
Esa, que tú no merecías,
Todo lo que sentía con él
Te lo contaba…,
Y ahora me lo has robado,
Me has robado su cariño,
Él, como si fuera un niño,
En tus redes ha caído.
Pero tus redes no lo podrán retener,
Tú no tienes amor en tu corazón,
No sabes lo que es amar,
Eres egoísta, no te entregas de verdad,
No le das lo que yo le he llegado a dar,
Porque no eres sensible,
No has sentido nunca la belleza del amor.
Y cuando él se dé cuenta
De que no eres como pensaba,
De que no eres como yo,
De que tu amor no vale nada,
Volverá, a recuperar lo que por ti rechazó,
Las caricias dan mis manos,
El amor que da mis labios,
La pasión que da mi cuerpo
Unidos como en uno solo.
Esa que tú no le podrás dar,
Por eso sé que volverá,
Y yo lo recibiré.
Porque sé que le engañaste,
Utilizando todo lo que te confié.
Pero por mucho que quieras,
Nunca serás como yo,
Porque el amor verdadero,
Gana al falso amor,
Por eso de nuevo a mí vendrá
Y con mi amor, siempre feliz vivirá,
Dejará de pensar en ti, por tu maldad.



sábado, 22 de noviembre de 2014

La despedida


            Querido:

            No quería escribirte, pero he decidido hacerlo, quiero que sepas, antes de que nos separemos definitivamente, lo mucho que te he querido, lo mucho que te quiero, cuánto te echaré de menos, el gran dolor que me has dado durante los años que hemos pasado unidos, quiero que sepas lo que te pierdes si no sigues conmigo, porque me temo que sin mi amor no tendrás felicidad, ni nadie a quien maltratar, porque si te falto, nunca, nunca…, volverás a ser feliz, si es que realmente algún día has sentido el verdadero amor junto a mí.
            Te irás o me iré, igual dará, nos hemos de separar, juntos no podemos vivir, eso no volverá a pasar, nos separaremos y cada uno nuestra vida viviremos, no puedo permitir que mi vida vuelvas a dañar, ¡mi vida es mía!, no te voy a dejar que me vuelvas a maltratar,… si eso es lo normal, busca a otra, olvídate de mí, otra vez no me pasará que me vuelvas a mentir, con otra no me volverás a engañar, porque me voy a alejar de ti, nunca volverás a saber de mí.
            Ahora te voy a explicar los motivos de mi marcha, aunque…, tú los debes saber. Tú me has dado los motivos, me has puesto a prueba muchas veces, muchas veces me has mentido, tú siempre me has engañado, has jugado conmigo, has puesto en peligro nuestra vida en común, ahora no estamos unidos, nuestras almas no se entienden, creo que nunca se han entendido, porque nuestros corazones amor mutuo no han sentido.
            Las cosas son como deben ser, difíciles no las tenemos que hacer, mi marcha será muy rápida, cuando vengas a darte cuenta, ya me habré ido, de tu vida habré salido, recomenzaré en soledad, volveré a vivir en paz, esa paz que me has negado siempre con tu agresividad, la que me has regalado a lo largo del camino que juntos hemos recorrido, me has dejado herida, física y psíquicamente, mi alma de dolor has partido en dos, no sé si volveré a confiar en otro alguna vez, quizás, pero procuraré que el que su amor me dé, me cuide y me quiera como yo lo he de querer, que me dé felicidad, que me dé amor, el que tú no me has sabido dar, oportunidades has tenido, pero no las has sabido aprovechar, ahora, es tarde ya, me marcharé, y quiera Dios que no me vuelva a encontrar contigo jamás, a Él se lo pediré, y si es tan infinitamente bueno, como de niña me enseñaron a creer, me lo concederá, y contigo jamás me volveré a cruzar.
            Te escribo esta carta, la primera y última que te dedicaré, para que no quede duda de las razones que me han obligado a abandonarte, las que te has dignado darme, las que me han dejado herida para toda la vida, las que tú conoces, tú las penas me has inflingido, esas penas me han herido, y pienso que nunca podré volver a confiar en ti, te lo repito, no me volverás a engañar, y, por fin, podré de mi vida disfrutar, sin tu presencia, me hace daño tan sólo en ella pensar, libre seré sin ese amor que no me das, porque tu corazón no sabe lo que es amor, es la verdad.
            Mis ultimas palabras vas a leer, yo no puedo comprender que nuestro amor haya muerto: yo no puedo olvidar los buenos momentos, pero, me gusta pensar en mi vida sin ti, aunque con mi dolor no puedo, mi alma llora de pensar, pues…, cuando lo pienso, cuando pienso que estaré sola, mi corazón llora, pero no lo dudes, lo superaré, alguien me ayudará, y seguro que me querrá, como yo te he querido, a otro lograré amar, y eso supondrá mi libertad.
            Las despedidas son tristes, esta carta me despide, cuando la leas, ya no me verás, mi presencia no estará en la casa que juntos hemos compartido, en la que hemos vivido, la que me ha visto gemir y llorar, pero no me volverás a ver en ella nunca más, tan sólo te quedarás, que seguro que de menos me echarás.
            Al fin me voy, no llores mi ausencia, a mi no me quedan lágrimas, las agoté junto a ti, mi hueco no llenarás jamás, muy equivocado estás, esta despedida es para toda la vida, aunque estas letras escribiendo he llorado, por el dolor que me has dado, no te equivoques, no son lágrimas de pena, son de felicidad, porque no te volveré a ver nunca más.
Adios, no pienses en mí, no evoques mi presencia, me voy feliz.
           


viernes, 14 de noviembre de 2014

Sentencias cuestionadas


Marbella siempre ha sido conocida
Por su belleza, su clima,
La cordialidad de sus hijos,
El cariño con el que trata a los foráneos.
Su nombre ha recorrido todo el mundo
Por todos sus encantos
Que a todos atraía
A pasar a ella unos días
A disfrutar de su idiosincracia y su paz.

Últimamente su nombre ha sido pisoteado,
Vilipendiado y maltratado,
En un caso por todos conocidos,
Que también el mundo ha recorrido,
El llamado Caso Malaya,
Un proceso que mucho se ha dilatado
Para terminar los imputados
Casi de rositas, con sentencias
Que dan risa…,
Desproporcionadas con lo que trincaron,
Con lo que de mi ciudad se llevaron,
De lo  que nada ha sido devuelto
Al lugar de donde lo cogieron.

Si las sentencias no son tajantes
Con los que se llevan lo que no es suyo
Siempre habrán mangantes
Que sigan tricando a lo grande,
Porque éstas los condenan
A multas mínimas
Que pagan con lo que robaron,
Y a poca cárcel, desproporcionada
Con lo que se llevaron.

Así está España, ahora trincan
Por todas las capitales y ciudades,
Los políticos de alto rango
Y los de más bajo,
Al fin a y al cabo
Todos son iguales,
Para trincar solo hay que poner la mano
O meterla en el cajón
Y coger lo que no es suyo,
Esta es mi opinión.


jueves, 6 de noviembre de 2014

La paz


Sentada tranquilamente
Degustando un rico helado
Disfrutaba del paisaje
Viendo el mar,
Tan calmo estaba
Que parecía un lago,
Tan bello era que
Me llenaba de felicidad y paz.

Ganas daban de mojarse en él,
Pero no iba preparada
Para tan feliz jornada,
¿Quién iba a pensar
Que en pleno otoño,
A finales de octubre,
Iba a lucir así el sol?.

Es como si el verano
Le hubiera regalado
Días de calor al otoño
Para despedirse más tarde
Que otros años…,
Pero creo que esto
No ha de durar mucho
Pronto llegará el frío,
La lluvia y la nieve,
Cogeremos la ropa de abrigo
Cubriremos con ella
Nuestros cuerpos,
Hasta ahora descubiertos,
Y así pasaremos al invierno
Que dará paso a la primavera
Y, como siempre,
Irán pasando las estaciones,
Una tras otra….,
Nada cambia en la vida,
Cambiamos nosotros,
Aunque no nos demos cuenta
Sí que lo hacemos
Y, con el paso del tiempo,
Envejecemos.