sábado, 2 de enero de 2010

La alegría de los pequeños



Estas Fiestas Navideñas, son alegres para todos, todos gozamos con ellas, nos reunimos en la mesa, comemos con gula, comemos más de lo que debemos. También cantamos y bailamos, y con gran felicidad, pasamos todas las Fiestas, porque para eso están, para todos disfrutarlas, con alegría y con paz, y en ellas siempre se encuentran las familias reunidas, una vez al año solo, pero eso es suficiente, para verse todos juntos, y cantar alegremente.
Pero la verdadera Fiestas, es la de los pequeños, ellos esperan a Papá Noel o a los Reyes Magos, según sea la opción por cada cual elegida, para traerles sus regalos, esos que ponen debajo del árbol.
Cuando los peques despiertan, se van al salón, y…, ¡vaya fiesta!, se ponen todos contentos al ver los paquetes envueltos, al verlos, se van a buscar a sus padres, los despiertan con nerviosismo, y dicen: “¡Papá, mamá, mirad lo que me han traído!”; los padres raudos se levantan, se van al salón con ellos, y hacen la misma fiesta, para que sus peques crean que no son ello los que les han traído lo que hay debajo del árbol.
Ahora empieza lo bueno, los peques, contentísimos, comienzan los paquetes a abrir, y, cuando ven lo que encierran, gritan y bailan, y se ponen tan contentos, que no saben donde acudir, este no quiero, este sí, al final, siempre eligen uno, o dos, o tres…, no saben cual elegir, pero como saben que esos regalos que Papá Noel o lo Reyes les trajeron, les durará todo el año, lo piensan mejor, y, mirándolos uno por uno, pasándole revista a todos, eligen de cualquier modo, porque para ellos cada regalo es fabuloso, todos, hasta lo más pequeños.
Los peques son agradecidos, mucho más que los adultos, porque éstos son más difíciles de contentar, no se contentan con nada, y por eso, estas Fiestas, son para que los peques disfruten, gocen de sus regalitos, que para ellos, todos son bonitos.
La verdad de estas Fiestas, es para que los peques disfruten, que tengan paz y armonía, y mucha felicidad, y cuando vuelvan al cole, tengan algo que contar, los regalos que les trajeron y comentarán con sus amigos: “¡no veas, que guayyy son!, me los han traído a casa, los encontré debajo del árbol de Navidad, cuando los abrí, no sabes la alegría que me llevé, me trajeron casi todo lo que pedí, los demás, me ha dicho mi mamá, que son para los niños pobres, que no tiene nada con que jugar”.
Y así termina la historia, que de los peques os he contado, no sé si será buena o mala, pero yo mucho he disfrutado narrándola para vosotros, para que sepáis, que los peques, son la alegría de las Fiestas, y disfrutan más que nadie, porque son seres inocentes, que con poco se contentan.



19 comentarios:

  1. No se, no se...a veces por un momento viene la decepción de aquello que pidieron y no recibieron ...lo más gracioso son los bebés porque les regalas algo bonito y se quedan con el papel, colorido y arrugandolo hace ruido ...

    y LOS grandes tambien hay de agradecidos...

    qUE te traigan aquellos que desees

    Te dejé un mensaje en el blog de abajo sobre un comentario que me hiciste

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Es tiempo de soñar.A cada edad se sueña de una forma diferente, pero el sueño siempre está.

    Qué tus sueños se hagan realidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Todo es mentira...los padres no existen....decían los Reyes Magos.

    José María

    ResponderEliminar
  4. A mí también me parece que la Navidad es para los niños, unas fiestas como estas sin la inocencia de los niños, no tiene mucho sentido. En cuanto eres mayor, estas fiestas no dejan de parecerte un gasto excesivo, unas comilonas desorbitadas, un guardar apariencias, etc.etc.etc...

    Feliz año, casi paisana. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me has echo recordar cosas bellisimas con tu entrada querida amiga. La navidad era la epoca del año que con mas impaciencia esperaba. Hoy no pierdo ese espiritu navideño y la noche de reyes sigo esperandola con mucha ilusion, procuro tener sorpresas para todos los que quiero y no ser descubierta, y me encanta cuando me sorprenden con los regalos que me hacen y por supuesto sigo dejando mi zapato bajo el arbol. Si pierdes la ilusion por las cosas, terminas voviendote materialista y matas poco a poco al niño que llevamos dentro, yo desde luego no estoy dispuesta a que me pase. Mi querida amiga te reiras seguro por lo que te voy a decir ahora o por lo menos eso espero, que lo tomes como una anecdota, pasate por mi blog y mira el año que me has felicitado jajaja,no corras tanto que todavia nos queda mucho por hacer entre otras cosas conocernos.Un beso grande y mi cariño siempre Demofila te quiero amiga.


    PD este villancico no lo habia escuchado antes, que gracioso es

    ResponderEliminar
  6. Si algo extraño de la infancia y sus alegrías, es la bendita capacidad de creer a ciegas. ¡Cómo no recordar las noches pegadas en las fugaces estrellas !, que eran los caminos de Santa y su trineo de veloces renos. El regalo, no importaba tanto, pero si la certeza de que existía alguíen mágico que nos traía bellos obsequios...Divagando, he llegado a la conclusión de que mi escritura nació, como una forma de volver al mundo de las ilusiones, un mundo donde todo puede ser y suceder.
    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  7. Tenía magía la noche de los reyes. Mientras fuí una enana cada año disfruté con el montaje de mis padres y años despues he disfrutado, si cabe mas, con el montaje para mis hijos. Es un placer leerte y ver como de lo cotidiano sacas poesia. Besos desde el 3

    ResponderEliminar
  8. Y ver la cara que ponen, y como se les abren los ojos, es algo indescriptible, es una ilusión maravillosa, que por desgracia cada vez les dura mucho menos, pero que los mayores debemos intentar fomentar y que sigan siendo felices, porque en definitiva, ellos son la alegría del mundo. Ojalá muchos padres supieran darle el verdadero valor de estas fechas a sus hijos, y no llenarles la casa de juguetes, sino de amor y cariño.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  9. Demófila
    Qué desengaño, qué desilusión, yo no sabía la verdad sobre los Reyes Magos !!!

    Ahora en serio te diré, que me costó creérmelo, no sé si pensaba que me quedaría sin regalos, cosa que no sucedió, o por que me resistía a perder esa magia.

    Sí, es cierto, la Navidad hay que vivirla con ojos de niño.

    Un abrazo de cariño.

    ResponderEliminar
  10. la Navidad es una fiesta religiosa para los que lo son y llena de ilusión para los niños y los que no lo son tanto, pensar un poquito en los demás,no solo comprar regalos si no disfrutar de tu familia y amigos que es lo realmente importante, compartir lo poco o lo mucho que se tenga pero con la compañía de tus seres queridos.
    Como siempre tus entradas cargadas de dulzura y cariño,preciosa.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  11. Ya han pasado las fiestas navideñas, aquellas que nos dejan secuencias imborrables durante el año.

    Encuentros emotivos y despedidas con nostalgia; pero ahora que estamos en casa los mismos de siempre vamos a disfrutar de la última fiesta que hace felices a los niños y a los menos niños...

    Intentando por unas horas ser como ellos, compartiendo juegos e historias...

    Espero que los Magos de Orientes sean buenos contigo y conmigo también para que nos hagan sentir muy felices...

    Te dejo un beso en la nariz, como el que me dejo Baltasar a mi un hermoso día de Reyes...

    La gata coqueta.

    ResponderEliminar
  12. Muy cierto lo que dices: esa edad es un verdadero tesoro de la vida.

    Gracias por compartir.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Demofila, que razón tienes. La Navidad es una pequeña aventura para los niños, descubren la ilusión y en su interior descubren uñab en mundo de colores en las calles y dentro de las casas se convierten en reyes participes de ese calor especial que entrañan estas fiestas.
    Un besito y feliz año. :-)

    ResponderEliminar
  14. Cuando ves como brillan los ojos de un niñ;,
    cuando sientes como su sonrisa -a veces forzada o de temor- ante el paje, Rey Mago o Papá Noel por causa de su rara indumentaria, se vuelve en ilusión; cuando le coges la mano y tranquilamente se va a la cama para descanbsar en sus sueños; en esos momentos..... ya solo, te miras al espejo y allá, en lo lejano, ves a otro niño.
    Sí, eres tú.

    Un besazo, ciudadana

    ResponderEliminar
  15. Demófila, no de mayor por Dios, cuando era niña y me enteré jajajaa

    Pues sí es verdad, conservo el alma de niña, será porque en mi trabajo estoy rodeada de niños que me contangian, vaya eso que dicen deformación profesional, pero me encanta.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  16. disfruto las fiestas sólo con ver las caritas de mis nietos....
    la preparación para recibir a los reyes magos..el pastito fresco y el agua para los camellos y la cartita pidiendo sus regalos!
    y yo.......a la mañana tempranito,corriendo a sacar el agua y tirar el pasto!! jajajajaj

    un abrazo,reina

    ResponderEliminar
  17. Es la edad más hermosa..pero aún así sigo creyendo en la magia de los reyes.
    Tienes un regalo en mi casa.Besos.MJ

    ResponderEliminar
  18. Hola guapísima!!! Hoy me he levantado tempranito, pero no para desenvolver regalos, sino para empaquetárselos a mi madre!!! y es que no he tenido tiempo ni para suspirar! He estado trabajando a tope en la cafetería y la verdad es que yo he estado deseando que acabaran las fiestas porque para los que estamos detrás de la barra la demanda en estas fechas es brutal, todos quieren ser atendidos y a la vez!! Así que yo de cabalgata de reyes más bien he visto poco, y me perderé a mis sobrinos viendo los regalos porque vendrán por la tarde y estoy trabajando, así que leo tu post y hasta me desconsuelo :( porque tienes razón, cariño, estas fiestas son sin duda de los peques.
    Un gran abrazo y muchos besos.

    ResponderEliminar