miércoles, 23 de junio de 2010

COMPRADORA COMPULSIVA



¿Qué es una compradora compulsiva?, hoy en día está muy de moda hablar de compradoras compulsivas, tan de moda que incluso se ha hecho una película con el mismo nombre.
¿Pero realmente sabemos lo qué es una compradora compulsiva?, ¿es la que va de compra todo los días?, ¿es la que va de compras de vez en cuando? o ¿es la que solo compra cuando va viendo los escaparates?.
Dicen que hay muchas compradoras compulsivas, y que las hay que han arruinado a sus familias, como los llamados ludópatas, a los que se les prohíbe entrar en los casinos y en las salas de juegos, pero a las compradoras compulsivas no se les prohíbe entrar en las tiendas, porque hay muchas y sería muy difícil de controlarlas todas.
Antes, hace unos años, no existían las compradoras compulsivas, o habías pocas, porque no habían tarjetas de créditos, se salía a comprar con el dinero en efectivo, cuando se acababa, se terminaban las compras, porque sin dinero, no se podía seguir comprando, y no había más remedio que volver a casa, con lo que se había comprado con el dinero que se había llevado.
Hoy en día, con las tarjetas de crédito, el dinero es de plástico, nunca se acaba, hay más tiendas, vas andando por las calle de las ciudades, a ambos lados vas viendo los escaparates, parece que las maniquís te están llamando, con los vestidos y los zapatos.
Cuando vas avanzando vas mirando, a ambos lados, vas escogiendo, y te van gustando algunas cosas, poco a poco, sin pensarlo, vas entrando en los comercios, te vas probando, te lo vas viendo puesto, como te queda, te lo ves perfecto, zapatos a juego, ahora un bolso, ¡oh, que monada!, me lo llevo, ¿cuánto es?, ¿qué caro, no?, ¡no importa, tome, cóbrese!, pase la tarjeta, démela, le firmo, bien, muchas gracias pues.
Sales a la calle, sigues andando, otro escaparate, que ruina, cuantas tiendas, otra calle, más tiendas, esto no puede ser, me voy para casa, no, que la tarde está muy buena, seguiré, me tomo un café con un pastel, no que engordaré y lo que me he comprado se me quedará pequeño, solo el café.
Continuo paseando, me tomo el café, que sofocón, otro escaparate, esto no puede ser, después dicen que compro, así no se puede pasear, debieran prohibir que abrieran tantas tiendas, esto es criminal, quien se resiste a esto, me voy a asfixiar, tengo un ataque de ansiedad, mira que bonito, voy a entrar, me lo probaré, pero no lo voy a comprar, entraré solo para mirar.
Traspaso la puerta, lo miro, me pruebo, que cielo, que colorido, que alegre, que bonito, que bien me queda, señorita, por favor, ¿tiene algo a juego?, ¿unos zapatitos, con poco tacón?, ¿oh, que bajitos, me gustan?, le pegan?, envuélvamelos, tome la tarjeta, déme que le firme, muchas gracias, adios.
Salgo a la calle, me voy para casa, ahora sí lo hago, me voy sin mirar para ningún lado, como los caballos, si no me van a decir que soy compulsiva comprando, ¿compulsiva yo?, si solo llevo dos trapos, total ¿qué me he gastado, ¿tan solo es plástico, el banco lo pagará, o mi marido, ¿cómo se pondrá cuando vea el recibo?, mejor no lo pienso, me amarga la compra, cuando me lo vea, lo guapa que estoy, seguro que no le importa lo que me he gastado, porque yo lo compro solo para que él me vea muy guapa, me lleve a cenar a un buen restaurante, luego a bailar y luego a la cama a hacer el amor, que lo hace de lujo, eso es lo importante, el dinero es para eso, es para disfrutarlo, lo que nos echemos en el cuerpo es lo que nos llevaremos, lo demás lo dejaremos aquí para que lo gasten los que se queden, pues yo no les dejo nada, mejor lo gasto yo y lo disfruto y en mi cuerpo lo llevo.
Total para once o doce veces que lo hago al mes, dicen que soy una compradora compulsiva, ¡que exagerados son!, los psicólogos dicen que las mujeres hacemos estas compras porque tenemos un hueco en el interior, pero yo no lo comprendo, yo lo comencé a hacer porque tenía un hueco en mi armario, ya no lo tengo, no tengo donde meter más ropa, pero continuo comprando, ¿es eso ser compradora compulsiva?, yo creo que no, eso es normal que lo hagamos todas las mujeres para estar muy guapas para que los hombres nos vean así y para nosotras mismas vernos guapisimas.


16 comentarios:

  1. Tienes un regalo de despedida en mi laberinto.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues yo conozco compradoras y compradores compulsivos que te dejarian con la boca abierta. Creo que el comprador compulsivo no disfruta con lo que compra, sino comprando. El hecho es que acumulan cosas que su sentido de culpabilidad les hace esconder sin llegar a estrenarlos. Yo, en lo que te conozco, no te hago compradora de esa especie. Quizas durante muchos años te has sacrificado por los demas y ahora es hora de disfrutar de los frutos de tu esfuerzo. Tuve un cliente que compró en un día tres coches porque no se podía decidir por uno. Otra que compraba tanto en el corte ingles que tenía asistente personal para no tener que llevar las bolsas. Acumulaba tantas cosas que tuve que hacerle un inventario hasta de su ropa interior. Conté mas de 200 conjuntos de lenceria.Algunos de ellos, ni le sonaba haberlos comprado.

    ResponderEliminar
  3. El comprador compulsivo es un ser que tiene depresión y vuelca todo en comprar y comprar compulsivamente para llenar sus vácios....

    Un abrazo de MA .

    ResponderEliminar
  4. El comprar para una mujer tiene un efecto psicológico, es una forma de evadir la realidad, nada como arrancarse a una tienda después de un enfado con la pareja, pero ésta respuesta causa-efecto no es la misma de aquella mujer que se compra toda una tienda y no disfruta nada. La diferencia radica que la primera si disfruta la compra, la otra no sabe qué compro ni para qué.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Tambien hay hombres compradores compùlsivos, no sé si es enfermedad o sustitutivo de otras cosas, los psicólogos dirán.

    ResponderEliminar
  6. EXISTEN SI!!!!!!!!!!!!! ES GENTE QUE NO PUEDE PASAR UN DIA SIN COMPRAR, LO QUE SEA! PERO COMPRAN Y GUARDAN ! INSEGURIDAD? DEBE SER COMO OTRAS ENFERMEDADES SOCIALES, JUGADOR, BEBEDOR, ETC.
    BESITO

    ResponderEliminar
  7. CIELO ES MI SOBRINA,TIENE UN CANCER MORTAL.
    BESOS.

    ResponderEliminar
  8. Yo lo definiría como una adicción. El/la comprador/a compulsivo/a, compra por comprar. No disfruta "con" ni "de" lo que adquiere.
    No es capaz de reprimir ese impulso y luego se arrepiente.
    Por qué lo hace??...tal vez proyecte sus necesidades en ello, pero sin mucha conciencia.
    Pienso que lo mejor es la ayuda psicológica para averiguar cuáles son esas carencias, sus necesidades, su inseguridad quizá...y aprender a canalizar esa impulsividad, desviándola hacia algo más productivo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. A veces son las mejores compras
    ya ya sé que estamos en crisis, pero dicen que todo se circula...

    abrazos querida

    ResponderEliminar
  10. UN BESITO!pase a saludarte y agradecerte el comentario en mi blog!

    ResponderEliminar
  11. Esta es de las mejores entradas que te he leído. Es un tema muy interesante para abordar. Las compras, ya sean compulsivas o no, no creo que deban utilizarse para hacernos sentir mejor, pues en general no considero positivo satisfacer una necesidad interna con un acto externo, es decir, para asegurarnos el bienestar personal es necesario buscar dentro y no fuera, aunque sea más costoso y difícil, pero es más auténtico, más sano, más duradero y espiritual.
    Entieno el efecto que puede tener el comprarnos algo bonito que nos siente bien, el mismo que se pudiera sentir al comer un helado de chocolate, tomarnos una copa o sacarnos un bingo. En absoluto digo que hacer nada de esto sea malo, pues hay que ponerle sal a la vida y estos pequeños lujitos nos ayudan a saborearla de forma intensa. Lo que quizás no vea positivo es hacerlo porque queramos tapar con ello una sensación de hastío, vacío, soledad, tristeza, frustración... ¿se entiende, no? Comprar porque me apetece: SÍ, comprar para sentirme mejor: NO. Sigue siendo un autoengaño que nos llevará tarde o temprano a esa conducta compulsiva que describes.
    Un besazo y felicidades por esta entrada.

    ResponderEliminar
  12. Hola Demofila...cuanto tiempo sin pasarme por aquí, cerré mi universo por falta de tiempo pero sigo en otros blogs también míos...

    Cielo los poemas de La Dama de los vampiros no son de Samantha, son míos...están firmados por ARWEN...soy colaboradora ademas de amiga de Samantha...

    una entrada muy interesante, pero sabes con la crisis a mi se me ha curado si tenia algo de compradora compulsiva...un abrazo guapisima...

    ResponderEliminar
  13. Creo que necesitan ayuda del psicólogo y que averigüe los por qué, los motivos de tales compras, de tal adicción, el para qué tantos trapos si no los disfrutan, la manía de tener y no ponerse, de llenar roperos y más roperos, ¿no nay quién les ponga medias ni justo aprecio?.
    Se ocultan deficiencias, avatares, altibajos, problemas, debilidades, carencias, ausencias....
    Debéis tomar vuestra realidad por los cuernos de la no trapería... jajajajaja.
    Sospecho que todas ella tiene psicólgo, pero no le hace caso, ¿pregunténsen sin con ello buscan en la entrañas de esas acciones satisfacer o primar todo lo interior que llevan?, ¿no se están engañando y también al psicoterapeuta?.
    Alegremos el soma con pequeños detalles que hace la alegría de la vida y la variedad de la imagen que siempre es de agradecer; no la profusión de la vestimenta....
    Sal y pimienta alegran la vida.
    La felicidad está en la variedad, y saborear los menudos detalles.
    Abrazos, guapisimaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  14. ays,,, tengo ese mismo problema, lo se, lo reconozco, pero cuando salgo de compras no me controlo.. si, se que es un problema, así que salgo muy poco, peeeerooo,,, en fin, que le vamos hacer... al menos, en el momento de las compras y de verme con tantas bolsas, uufff, es algo que no puedo controlar, me gusta mucho.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  15. y los hombres compradores compulsivos, de tantas cosas... incluso de cariño aunque ellos no lo sepan.

    ResponderEliminar
  16. Empecé es escribir en un blog, y tal vez les gustaría leerlo. Gracias y los espero!
    http://notasdeunaexcompradoracompulsiva.tumblr.com/

    ResponderEliminar