miércoles, 1 de enero de 2014

El cambio del espíritu de la Navidad





En estas Fiestas, he recordado, con añoranza, la Navidad que se vivía en mi Ciudad en mi infancia.
En aquellos tiempos, no había luces, ni se adornaban las calles como en la actualidad, entonces las calles eran inundadas por el verdadero espíritu de la Navidad, y cantábamos y bailábamos con alegría y felicidad.
No había luces, pero no hacían falta, el pueblo brillaba, y la luz que en la actualidad adorna nuestra Ciudad, la daba el pueblo, que con su luz llenaba las calles, iban y venían, cantando y bailando; los niños con sus zambombas y panderetas, con su música tradicional, daban vida y más alegría, y muy contentos estaban, de celebrar una pequeña fiesta, en las calles que entonces habían, eran pocas, pero suficientes para encontrar la felicidad, que hoy, aunque queramos, no podemos encontrar de la misma forma, ya, que, al parecer, hoy en día, se ha perdido el verdadero espíritu de la Navidad.
También solían pasar las pastorales por las calles, cantaban en las puertas de las casas, y a cambio, les daban, polvorones y anís, que ellos aceptaban y agradecían, cantando un villancico en cada puerta, que el obsequio les hacía. Luego, cuando se iban, cantaban sus villancicos por todas las calles, todas las recorrían, y daban mucha alegría, porque al oírlos era cuando se sabía que había llegado la alegría, y que la Navidad venía, ellos la traían, con su canciones y con su música,
con ellos la tradición no se perdía, ni se perdería, si continuarán cantando sus villancicos, por esta ciudad, que esa bella tradición nunca más vivirá, porque las pastorales no existen, ni volverán a existir, se han perdido, igual que se ha perdido el verdadero espíritu de la Navidad.
Entonces, tan solo había una juguetería, el nombre de Cintrano tenía, aún existe, pero es distinta, los niños de entonces menos juguetes tenían, y esperaban a los Reyes con mas ilusión, y sentían más alegría cuando los Reyes venían, porque no tenían el exceso que tiene los niños de hoy en día, y eso hacía, que disfrutaran más de lo que les traían.
El ambiente, como he dicho, era distinto, se respiraba el espíritu de la Navidad, era más denso y más dulce, y envolvía el casco antiguo, el mismo que hay y que habrá, el casco antiguo nunca se perderá, porque es el corazón que late con sus habitantes, y latiendo seguirá, el tiempo nunca podrá parar esos corazones que aman de verdad a su Ciudad.
En el día de los Reyes, las calles se inundaban de gente contenta e ilusionada, entraban a la juguetería, y salían con la ilusión en sus manos, con la ilusión de sus hijos, porque sabían que si los Reyes les traían lo que querían, por la mañana, al levantarse, al ver los juguetes que puestos tenían, no en el árbol, porque entonces no había, votarían de alegría, y con eso, les alegrarían, y con los juguetes que se encontraban, jugaban, y felices estaban.
Poco más hay que contar de la Navidad en otros tiempos de mi Ciudad,  tan solo que tengo nostalgia de aquellas fiestas que felices pasábamos, todos juntos, como se debe estar, pero eso se ha perdido, ya no existe el mismo espíritu de Navidad, porque, al parecer, ha cambiado con la modernidad, y esa modernidad solo nos ha traído, que perdamos nuestras tradiciones, y vivamos las fiestas de otro modo más material, con más lujo, sin necesidad, sin tener en cuenta que hay mucha hambre en el mundo; no somos solidarios, porque los que todo tenemos, no sabemos, de lo que carecen los demás, y nunca aprenderemos que nosotros que de nada carecemos, podemos ayudarlos, de una manera u otra, da igual, la cosa es ayudar, y dar a los demás lo que a nosotros siempre nos sobra en esas grandes comilonas que tenemos en las fiestas de Navidad.

Tan solo escribo estas memorias, para que sepáis la Navidad en otros tiempos en mi Ciudad, con las que se disfrutaría más, porque había más alegría y felicidad, y el pueblo estaba unido y unido seguirá, aunque se haya perdido aquella bonita y tradicional fiesta, que entonces reinaba en las calles, y que ya, por desgracia, no volverá, porque hoy en día, la Navidad no se celebra igual que antes, y creo que nunca más se llegará a celebrar, al menos en mi bonita Ciudad

 



16 comentarios:

  1. Son unos recuerdos preciosos, a mi también me gusta rememorarlos volviendo a mi infancia. Un beso muy grande y Feliz 2014.

    ResponderEliminar
  2. muy bonita tu entrada hoy ,uno recuerda con cariño la infancia y es cierto todo cambia ...yo tengo hermosos recuerdos de niña .
    bueno te agradezco tu compañia que has entrado unas cuantas veces a felicitarme y yo desde el pueblo estaba a tu lado....
    Mi brazo va mejor pero no bien ,me hacen daño en las curas pero asi ha de ser para recuperar mi movimiento total.
    besitossssssssssssssss
    Marina

    ResponderEliminar


  3. Bienvenido sea este primer día del 2014 que con los brazos abiertos lo acogemos para recibir en la medida de lo posible positivas sorpresas, con emotivas experiencias.

    Donde la paz, la salud, el amor y la comprensión sean cada día nuestra tarjeta de visita partiendo de la comisura de nuestros ojos una amplia sonrisa de felicidad…

    Un abrazo y gracias amiga Demófila, por dejarme precisamente hoy la ternura de tus letras en el jardín donde se mecen las ilusiones.

    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
  4. Hemos sustituido el brillo humano por las luces eléctricas y, como es lógico, hemos salido perdiendo. Mi mi felicitación, te dejo mi abrazo y 2014 besos.

    ResponderEliminar
  5. Paso a agradecer tu saludo navideño (tarde pero seguro) y a desearte un exitoso 2014 con mucha paz.
    Un beso mujer del bonito nombre.

    ResponderEliminar
  6. Esa Navidad que tan acertadamente describes, son el espíritu de la Verdadera Navidad.

    Los Coros que salían por las calles cantando, otros solamente en sus casas co los Villancicos.
    Que me ha gustado leerte y recordar aquellas Navidades.

    manolo

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Demofila.
    He disfrutado de tus profundas y letras y vivos recuerdos.
    Yo, también recuerdo esa tradición ya perdida, de ir cantado villancicos por las puertas y darles polvorones, pastas dulces, guirlaches y a los adultos una copita de anís, que bonitos eran aquellos días, y bonito ha sido recordarlo aquí contigo, gracias.

    En este primer fin de semana, de un año recién comenzado
    Que la felicidad llegue, se quede y no se escape de nuestro lado
    Nuevo comienzo y nueva decisión
    Para con Fuerza y el Amor que anida en nuestro interior
    Saber sortear, afrontar e incluso disfrutar aprendiendo
    De cada obstáculo que nos llegue.
    Con mis mejores deseos de Paz.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponderEliminar
  8. Antes de nada quiero agradecerte tu último comentario a mi entrada dedicada a ISABEL. Realmente solo expresé lo que siento ante tan dolorosa pérdida, pero reconforta saber que se lee y se valora.
    Respecto a esta entrada navideña, describes muy bien loque sentimos todos los que tenemos mas´de 60 años y que recordamos, con nostalgia, aquellas navidades desde el punto de vista infantil, que tanto nos gustaban. Pero los tiempos cambian y hay que adaptarse.
    Como siempre traes a colación lo que estamos necesitando leer.
    Un sincero y afectuoso abrazo de tu amigo, que espera poder dártelo en persona algún día, y te deseo muy feliz 2014

    ResponderEliminar
  9. Me identifiqué con ese modo de vivir la Navidad. Fue muy parecida a la mía.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. El tiempo va pasando y ya nada es como era, nostalgia.

    ResponderEliminar
  11. En los recuerdos de la infancia todo nos parecía màs grande y mas alto....pero el tiempo pasa...
    Feliz 2014

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar


  12. Escribes de tal manera que los demás aman leerte,
    piensas de tal manera que los demás aman seguir tus pasos…

    En este momento te estoy leyendo y a través del texto transmites
    el incalculable valor emocional que poseen tus letras,
    que emanan del alma, como un ser excepcional que eres…

    ¡¡Feliz fin de semana y un abrazo de luz para ti!!

    Atte.
    María del Carmen




    ResponderEliminar
  13. Hola Demofila , una entrada preciosa al igual de tierna ,la verdad sea dicha es verdad que ya la navidad no es como a ntaño , ya que donde yo vivo tampoco los niños cantan villancicos por las calles ,en fin cariño te deseo un feliz año nuevo , y quiero darte las gracias por pasar siempre a verme.

    Pd: en mi blog hay un relato de terror por si lo quieres leer seguro que te va gustar , besos de flor.

    ResponderEliminar
  14. Querida demofila
    Paso a saludar y recordar aquellos bellos y mágicos días.
    En esta tarde tarde de Reyes
    Te regalo la suavidad y dulzura de mi corazón
    Y mis mejores deseos, tan bellos como las rosas
    De Paz y Amor.
    Un abrazo
    Ambar


    ResponderEliminar
  15. Querida Demofila. Me voy a tomar un descanso y antes quería pasar por aquí para felicitarte por tan linda entrada y darte las gracias por siempre estar. Gracias.
    Un fuerte abrazo, siempre con cariño.
    Lola Barea.

    ResponderEliminar