martes, 4 de agosto de 2009




Acabo de enterarme de la muerte de una prima mía, hago esta entrada, a un día de la anterior, que después repondré, porque la alegría de la vida de la que en ella hablaba, no está ahora en mi corazón, que llora de dolor, y quiero rendirle homenaje, ahora, cuando vamos a despedirla, a su ultima morada, y hasta allí llevaré, mi llanto y mi amor, por ella, la mejor.

Estoy llorando de pena, pero no debo llorar, de pena…, no, debo llorar de alegría, porque una prima mía, ha sido llamada por Dios a hacerle compañía, en el cielo tiene que estar, era pura bondad, era pura alegría, para mí, más que prima era hermana y madre a la vez, yo con ella me crié, me ayudo en mis buenos momentos, y en los malos también, en ella encontré cobijo, cuando las cosas iban mal, en mi casa, en mi hogar, a veces, no iban como debían, pero ella, estas cosas, ayudaba a pasarlas, con su amor, con su apoyo, y con su entereza, siempre estaba pendiente de todo lo que pasaba, a todos nos conocía, conocía todos los secretos de mi familia, con nosotros estaba siempre, pendiente de todos nuestros pesares, nos ayudaba a enfrentarlos, pues, siempre estaba pendiente, y ella nos defendía, cuando en nuestras vidas, los senderos se torcían, nos ayudaba a pasarlos, con ella los enderezábamos, y al fin, siempre llegábamos, con su apoyo y con su ayuda, a pasarlos, hasta el otro día, en que todo comenzaba de nuevo, y ella estaba en su sitio, para ayudarnos y llevarnos de la mano, hacía otra lucha, lucha que no terminaba, pues nunca finalizaba, era una lucha cotidiana, pero ella, que lo sabía, luchaba por nosotros, conmigo y con mis hermanos, y su lucha, siempre ganaba, pues nada le daba miedo, era fuerte, era hermosa, era gloriosa, y con esas facultades, con las que Dios le premió, no puede sino ir a su busca, cobijarse bajo su manto, y desde allí, seguro,,,, que nos ve, y nos defiende como antes, aunque nuestras vidas han cambiado, otro camino han tomado, no tan tortuoso como en el pasado, porque ella nos ha enseñando, a caminar sin tropiezos, por el camino de la vida, al que su fin ha llegado, para ella…, esta prima que yo tanto estoy llorando, pero, como he dicho antes, más que prima era hermana y madre a la vez, y además de eso amiga.
A mi prima, a esa hermana que Dios me ha dado, seguiré llorando, aunque el tiempo irá pasando, y ese llanto amainará, pero su recuerdo, el recuerdo que en mi alma llevo, ese nunca se borrará, nunca verá su final, la llevo en mi corazón, mi alma triste está por ella, el alma que quiere unirse, a la que el cielo se llevó, pero.., que tendrá que esperar, a su hora y su momento, y, será entonces, cuando.., la veré, será como un ángel, ya que ha sembrado su camino, el suyo y el de todos a los que quería, y a todos ha ayudado, a todos ha cobijado, y su premio al fin ha tenido, en el cielo, con su Dios, al que tanto veneró, y al que le pido, con mi corazón lleno de dolor, que la acoja, y que en su gloría esté, junto a Él, porque merece la gloria, merece en el cielo estar, y desde allí, nos verá, y…, será feliz porque comprobará, que desde aquí la añoramos, pero que también la amamos, que nunca la olvidaremos, y que sabemos agradecer, todo lo que en su vida por nosotros hizo, y mucho más que todo eso, la echaremos mucho de menos.
Y ya para terminar, solo decir, que esta prima, mucho sufrió hasta la muerte, su agonía mucho duró, pero que sé, que aunque comunicarse no podía, no nos dejo de querer, pues aunque su boca no hablaba, con la mirada todo lo decía, y nos hacía llegar, su amor, pero a mí me entristecía, no poder hablar con ella, que supiera que la quiero, que la he querido, y que siempre la querré, que aunque el cielo se la ha llevado, hasta ella llegaré, y ella y yo en unión estaremos, ya que con certeza sé, que, esté donde esté, nunca nos dejará de querer.


18 comentarios:

  1. (\\_ _/) (\\_ _/)
    (=“•“=) (=“•“=)
    (“) ? (“) (“) ? (“)

    HOLA AMIGA LAMENTO LO DE TU PRIMA,
    SALUDOS Y UN GRAN ABRAZO PARA VOS
    CHRISTIANNNNNNNNNNNNN

    ResponderEliminar
  2. Lo siento amiga,recuerda los buenos momentos...

    Lo siento

    ResponderEliminar
  3. Mis condolencias, pero piensa que ella ahora descansa lejos de este mundanal ruido

    José María

    ResponderEliminar
  4. Lo siento mucho corazón.
    Te dejo mi silencio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Siento mucho tu pérdida. Desde aquí te mando mucho ánimo :)

    ResponderEliminar
  6. Un tesoro tener una prima así, tesoro que siempre llevaras contigo en tu corazón.
    UN FUERTE ABRAZO

    ResponderEliminar
  7. Gracias por vuestras visitas, ahora no tengo ánimo para contestaros en vuestro propio blog, me siendo cansada y apenada, esta mañana, a las 12, hemos despedido a mi prima, y con ella trozos de nuestras vidas, la hemos dejado en su última morada, no en la de esta tierra, que nos maltrata y ahoga, su cuerpo sí, la hemos visto volando hacía el cielo, con la mente y con el corazón, el que tanto la quiere, y no la olvidará, porque a estas personas especiales, no se les puede olvidar.
    Os agradezco vuestras palabras de apoyo, con todo mi corazón.

    ResponderEliminar
  8. Llego el último. No estoy en casa. Me he desplazado a Córdoba para resolver problemas graves familiares. Lo siento. Perdona mi tardanza.
    Dos besos.

    ResponderEliminar
  9. Demofila que decir!, sólo que puedas atravesar este dolor, con la alegría y el agradecimiento de haber tenido cerca tuyo una persona tan especial amante y amada.
    Un fuerte abrazo en silencio.

    ResponderEliminar
  10. Lo siento. Te dejo una cita de Marco Tulio Cicerón: “La vida de los muertos consiste en hallarse presentes en el espíritu de los vivos”.
    Un beso y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Un abrazo y un beso muy fuerte, ciudadana porque, queramos o no y gracias por ello, EL SOL SALE TODOS Y CADA UNO DE LOS DIAS.

    ResponderEliminar
  12. Siempre vivira en tu recuerdo y sobre todo en tu corazón. Es bueno que llores el duelo de su perdida y te consuele tu fe. Besos desde arriba

    ResponderEliminar
  13. Gracias a todos los que habéis venido hasta aqui, ya me he recuperado un poco de la gran pérdida, mi prima era para mí el mayor apoyo que he tenido en la vida, crecí a su lado, y aprendí de ella lo que es amar desinteresadamente, la echo de menos, pero lo que más me duele es que, por causas de mi enfermedad, hacía un año que no la visitaba, estaba enferma, en cama, desde hace 10 años, una larga enfermedad que ha minado su vida, su alegría, pero su muerte la ha librado de tanto dolor, y seguro que Dios la endrá a su lado, por siempre.
    No os puedo contestar en vuestro propio blog, porque aún estoy cansada y triste, aún lloro su pérdida, la echo de menos.
    Gracias, y un beso para todos los que me habéis visitado, gracias por vuestra compañia y por vuestro apoyo, en este mundo de los blogs, verdaderamente, se encuentran muy buenos amigos.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Demófila. Siento llegar en tal mal momento a conocer tu blog.

    Recibe un abrazo de corazón, paisana.

    ResponderEliminar
  15. No son pocas las veces, que aunque siendo ésta, la que tan bien escribe, hermana mía, tenemos miradas distintas de las mismas vivencias. No es este el caso, y ya que mi mente no llega a expresar mis sentimientos con claridad, me apoyo y suscribo todo lo dicho por quien tan bien lo expone. Sé que en el cielo estarán de fiesta pues no hay alma más limpia, alegre y bondadosa que la que allí ha llegado.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Gracías hermano, por compartir mi criterio, tú sabes que ella nos ayudó en todo momento, que muchas penas nos frenó, que por nosotros luchó, ella su madre, nuestra tía Pepa, nuestra segunda madre, siempre estarán junto a nosotros, nunca nos dejarán, pues sus almas están cerca de esta tierra, que las acogió, pero que su bondad y su cariño no pueden cubrir, sus cuerpos a la tirra han vuelto, pero el cariño que nos dieron no se puede meter en su última morada, porque es fuerte, muy fuerte, y siempre, en esta vida, nos acompañará.
    Acude a ellas, si tienes problemas, como siempre, estarán aconpañándonos, y nos ayudarán a llegar al final de esta vida terrenal, con alegría y felicidad.
    No las olvides nunca, aunque eso no puede pasar, porque el cariño que nos dieron, no se puede olvidar, está en nuestros corazones.

    ResponderEliminar